GUILLERMO

Texto basado en entrevistas de Fermin Rotaetxe a Guillermo Garmendia (2006-2008)
blborama-Guillermo01-320b

Guillermo, creo recordar que cuando te conocí también tocabas el órgano... ¿Lo aprendiste antes de empezar en conjuntos?
Sí, yo había estudiado teclado y fue después cuando hice algunas incursiones en otros grupos, pero sin ser profesionales.

¿Y cual fue tú primer grupo ya profesional?
Los Brotes. Mi primer grupo profesional fueron Los Brotes.

(Los Brotes, uno de los mejores grupos de la época, llevaban ya algún tiempo en escena. Hasta entonces habían sido primero trío y luego cuarteto... Sonaban muy bien pero decidieron que era el momento de crecer y encontrar un cantante, y éste fue: GUILLERMO GARMENDIA

¿Cómo entraste en contacto con ellos?
Me vinieron a buscar. Cuando me conocieron yo estaba tocando y cantando en People's. Los fines de semana iba allí a tocar con un grupo y fue donde me vieron... ellos y Los Mitos, que también andaban buscando cantante.

Y empezaste con los Brotes.
Sí, y fue curioso, porque, según me contaron, nos sortearon.

¿Os sortearon?...
Sí, los Brotes y los Mitos eran muy amigos y los dos grupos necesitaban cantantes... Pero como había otro -me parece que era Fernando Brosed- pues se debieron decir: "Bueno, nos los jugamos"- y salió que Fernando se fuera con los Mitos y yo con los Brotes. 

Y ahí comenzaste tu carrera "conjuntera"...
Exacto, Los Brotes fue mi primer grupo profesional con Juan Mari a la bateria, Pascual a los teclados, Juan al bajo y Pepe a la guitarra. Juan y Pepe eran ex-componetes de los pioneros Rocking Boys. Y yo entré como cantante.

Claro, porque ya estaba Pascual al órgano
Sí, estaba Pascual pero cuando él se marchó con los Mitos, yo, además de cantar, también me ocupé de los teclados. 

¿Duró mucho esa etapa?
Sí, unos cuantos años, creo que desde el 71 al 73...

¿Qué tal sonabais?
¡Pues muy bien... para qué te voy a engañar!...

Sin abuelita, ¿eh?...
¡Es que es verdad!... Sonábamos muy bien. Teníamos un poco de todo... y muchas versiones. Por ejemplo, hacíamos “Reach Out, I’ll be There” de Four Tops en una versión totalmente diferente que se se escuchó mucho. También “Love the One you’re With” de Stephen Stills... Bueno, y luego teníamos también como cuatro o cinco temas propios…

Y seríais de los primeros con música propia, porque entonces eso era bastante raro... Y por esas canciones que me has dicho se ve que también teníais buenas voces. Erais un grupo muy completo...
Bueno, En realidad, una de las cosas de la formación, del quinteto es que en el tiempo en que se formó éramos un poco una réplica a los Mitos

Pues en esa época los Mitos ya eran importantes...
Sí, estaban ya como la formación fuerte. Además había un poco de rivalidad. Bueno, éramos muy amigos, pero en cuanto al público se refiere los Brotes representaban un poco a los grupos de calidad. Quiero decir que éramos menos comerciales.

Y luego ocurría que en las propias salas de fiesta casi siempre nos contrataban seguidos. Era un poco la historia de que cada uno tenía sus propios seguidores… aunque, claro, los Mitos era un grupo más consolidado y tenían mucha más repercusión nacional... pero al nivel de aquí nosotros teníamos, como te digo, el prestigio de ser un grupo de mucha calidad.

Sí, de hecho yo os solía ver cuando ensayabais en «la chocolatería» y para mí erais un grupo del que aprender.
Bueno, era una gran formación y yo era el más joven y el más inexperto.

¿Cuáles fueron las actuaciones más importantes?
De los Brotes, Hollyday, que era la cuna de la música, y Garden... ¡Ah, y una semana completa que actuamos -con muchísimo éxito- en la sala «JJ» de Madrid!... 

Vaya, nada menos que en «JJ»
Si, y con tanto éxito que creía que se estaban vacilando. Fue impresionante.

¿Qué paso?
Pues verás, resulta que nos vio en Holliday un representante de «JJ» al que le había fallado un grupo americano que tenía actuar allí, en Madrid. Se conoce que le gustamos y entonces habló con el dueño de Holliday -nos había contratado para una semana- y le convenció para que nos dejara libres unos días para ir a «JJ» y regresar después para terminar el contrato. Y allí nos fuimos... Recuerdo que el primer día, cuando llegamos, el personal de JJ no nos recibió demasiado bien: "¡Bah, un grupo de provincias!..." debieron pensar... y, además, como íbamos con un instrumental importante, murmuraban: "¡Un grupo de Bilbao… ¡Pero qué coño con tanto sonido y tanta historia…" Bueno, el caso es que montamos todo, llegó la tarde y tocamos...

Perdona que te interrumpa, «JJ» era baile o espectáculo
No, no, era espectáculo y de lo máximo de lo máximo. Sólo actuaba gente de primera línea... Bueno, pues tocamos por la tarde con un público selecto y quedó muy bien… Y llega la noche, entro a cantar y veo de público... ¡A los Canarios, Pop Tops, Donna Hightower!… o sea, lo mejor de lo mejor de la época… 

¿Os iban a ver a vosotros?
¡No, no, qué va!... solían ir por allí. Ten en cuenta que en aquella época «J.J.» era el sitio de moda. Pues el caso es que salimos, tocamos... y tuvimos tanto éxito, nos aplaudieron tanto, que al entrar al camerino yo estaba con un mosqueo de la leche diciendo: "¡Estos c***s nos están vacilando!…" y todos decían "¡Que no!"... Hasta que empezó a entrar gente al camerino a felicitarnos… incluso vino el dueño de la sala –"Oye, tenéis que tocar más días"... Lo dicho. Tuvimos un exitazo impresionante.

Y merecido, porque tocar y sacar esas voces que hacíais tenía su trabajo.
Mucho, mucho. El tema vocal estaba muy tratado... bueno, todo... Lo cierto es que Los Brotes ensayábamos mucho

¿Qué pasó tras los Brotes?...
Tras disolverse los Brotes, Juan Mari, yo y dos nuevos componentes formamos «Tabasco».

Supongo que con Brotes y Tabasco, además de Bilbao y "zona norte" también hubo mucho viaje a Mallorca...
Si, claro, Mallorca siempre estaba ahí.

¿Cómo eran las salas de Mallorca?...
Pues las que yo he conocido -porque he oído hablar de todo tipo de experiencias- eran enormes, de esas salvajes que entraban 2.000 o 3.000 personas diarias… Por ejemplo, Tagomago, que era la del primer año que fuimos, era una sala con cuarenta y tantos tíos de espectáculo, una orquesta grande para acompañar a las atracciones, espectáculo de ballet y luego nosotros como grupo.

Poco parecido a lo de aquí...
Hombre, la experiencia fue absolutamente diferente a lo que conocíamos aquí.
Era una gran sala de fiestas al uso de los cabarets enormes de esos grandes espectáculos de Las Vegas.

¿Fue «Tabasco» tu último conjunto?
No, aún no. De hecho, algún tiempo después estuve en otra de las formaciones de los Mitos... estuve dos años aproximadamente y tocaba teclados y cantaba... Y también estuve con los Optimistas, que entonces se llamaron «Guillermo y los Optimistas»

Pero Los Optimistas era una orquesta con un estilo más clásico, ¿no?
Si, fue un cambio importante, aunque en esa época hacíamos cosas más modernas. Además, por entonces -sería 1977 ó 78- grabo con Poligram la versión en castellano de «Y.M.C.A» e «In The Navy» que se publica en España y America Latina... y  en ese mismo año grabo el tema principal de la serie de Televisión Española «Tarzán» que funciono muy bien.

¿Y después?
Poco tiempo después pasé un tiempo actuando en un local entonces emblemático en Bilbao: «El Pianissimo», junto a Juan Mari, Miguel Yuste y Pepe el del Piano.

Ya me acuerdo. Era a principio de los ochenta. ¡Qué buena música se hacía allí!... Oye, también estuviste cantando en Irán, ¿no?
No, en Irán, no. En Irak. Fue después de esa época de Pianissimo cuando firmé un contrato con el Hotel Melia Almansur en Bagdad.

Una buena experiencia...
Ya lo creo, fue una experiencia muy interesante... y con mucho éxito. Fuimos a Irak con una formación de nueve elementos (el grupo «Tamba-8» y yo) y no creas que unos pocos días... ¡Estuvimos allí cuatro meses!...

¡Ciento veinte noches en el país de las mil y una noches!... Y, quizá, por el influjo de aquella misteriosa Bagdad, Guillermo debió pensar que esto de la música ofrecía muchos y variados caminos... así que a la vuelta...
De vuelta a casa, junto con Juan Mª Bilbao monté un local musical en Las Arenas. Era INTERMEZZO y allí actuábamos todos los dias con diferentes formaciones.

Pero no abandonaste tu carrera individual...
No, qué va. Precisamente en ese tiempo fue cuando grabé mi primer LP en solitario: «Hijo de la ciudad» y unos años después grabé «Huellas de luz», que fue presentado en El MIDEM... Y simultáneamente hice numerosas sintonías para radio y televisión como «La Monda» y «Bola va» en ETB y otras para Radio Euskadi, la SER, TVE y muchas más.

O sea, que has seguido el camino lógico de muchos buenos músicos: De la lonja de ensayo y los escenarios -que no se abandonan-a los estudios de grabación y producción... De aquellos primeros teclados Vox y Hammond, al mundo de Protools, MIDIs, y otras 'delicatessen cibertécnicas'.
Sí, claro, hay ir con los tiempos... y trabajar mucho.

Y ¿cuál es tu último trabajo?
Actualmente me dedico a compaginar mis actuaciones en directo con mi labor
Como arreglista y productor musical. Mi ultimo trabajo es el CD «RESPIRAR»  grabado entre Bilbao y Paris. Por cierto, se puede ver video clip en Youtube .

(en el momento de escribir esto, la canción que he encontrado en YouTube es «El cazador»)

Sí, tú lo has dicho... ¡Hay que ir con los tiempos!... Muchas gracias, Guillermo. Un abrazo muy fuerte.
A ti, Fermin. Hasta cuando quieras.