Entrevista

«El vicio del silicio», único programa informático de la radiodifusión vasca.


evds02c

Hace aproximadamente seis años, Fermín Rotaetxe fue picado por el gusanillo de los ordenadores y desde entonces cada día se ve más envuelto en ese fantástico mundo de terminales y chips, hasta el punto de unir su experiencia como locutor disc-jockey de la SER y su afición, realizando junto a su ordenador robot «Txiplicio» el programa más locamente informatizado de las radios vascas, «El vicio del silicio».


Todos los jueves por la noche en la F.M. de Radio Bilbao bajo la dirección de Fermín Rotaetxe y el robot ordenador «Txiplicio»

El próximo cinco de noviembre «El vicio del silicio» cumplirá su primer año en antena en Radio Bilbao de la cadena SER pese a que en el 85 se mantuvo durante tres o cuatro meses dentro de la programación, como experiencia piloto. Un programa realizado mediante ordenadores, que ofrece una serie de servicios, tanto de contacto como novedades a todos los que ya se encuentran colgados por estas maquinitas y que intenta al mismo tiempo explicar a los desconocedores, de un modo sencillo, qué es el mundo de la informática.

«Cuando comencé esta experiencia, declara Fermín, no sabía cómo podía resultar,  aunque estaba convencido que el programa iba a enganchar en el sector de la población aficionada al mundo de la informática. Pronto empezaron a llegar cartas de los oyentes y en la actualidad junto con lo que es el espacio hay un club de aficionados salido del programa a los que enviamos gratuitamente una revista denominada «Boletín del usuario del club del silicio» con reportajes, pequeñas informaciones en la que se incluye la lista de todos los asociados, en este momento superior a los 550, estructurada por apartados afines y proximidad geográfica. De este modo los entusiastas que viven cerca entre sí se pueden poner en contado para entablar proyectos o cambiar impresiones juntos».

Igualmente el espacio aporta otra serie de servicios como es el «Mercabit» un apartado de compra, venta e intercambio de material informático, admite colaboraciones de todos los interesados y gusta de la creatividad de ritmos v sonidos a través del ordenador.

«Para potenciar la afición, prosigue Fermín, acabo de lanzar el primer concurso de literatura informatizada y por el momento han lIegado creaciones tan curiosas como una novela negra basada en la vida de un ordenador que finalmente acaba suicidándose. Con estos toques lo que trato es de amenizar el programa ya que no está exclusivamente dirigido a las personas que poseen un alto nivel en la materia, sino a todos los que toman contacto con el medio por primera vez o simplemente curiosos»

Incluso la música de este espacio ha sido previamente programada jugando el mago Rotaetxe a crear sonidos especiales y experimentar con bandas sonoras. De todas formas la presentación de este espacio no la asume en solitario porque cuenta con la colaboración de un partener robotizado, con fuerte acento yanqui, que aporta la nota simpática al programa.


txipli2e
Txiplicio el yanqui.

Éste es su nombre, Txiplicio, el amigo metálico que conversa con Fermín saludando e incluso bromeando con los oyentes, un computador robotizado que hace sobre todo las delicias de los más jóvenes.

«Desde el primer momento pensé que era más amena la participación de dos voces en el programa, por lo que creé a Txiplicio», una voz surgida de un ordenador alfabetizado en inglés americano, lo que produce su singular acento. Pero me gustaría dejar bien claro que Txiplicio es solo eso, un ordenador, un robot con el que converso mediante una grabación en la que he puesto mi voz y su voz contesta también de forma pregrabada. Digo esto porque se han dado casos de niños -y algún adulto- que han querido saludarle porque es muy simpático y se hace querer y luego se llevan el chasco de encontrarse con que realmente no existe. Es tan solo un producto 'digital' aunque yo lo considere un auténtico compañero en las tareas radiofónicas»

Un programa al que el propio Fermín no ha querido hasta ahora darle publicidad porque es mejor que su fama se corra de boca en boca entre los aficionados y cuya audiencia aumenta progresivamente pese a tratarse de un espacio que se emite únicamente una vez a la semana, los jueves de nueve a diez de la noche por la F.M. de Radio Bilbao.

«Creo que su éxito, aclara su artífice, se debe ni más ni menos a que la vida cada vez está más informatizada y la gente se da cuenta de que no puede volver la cara al futuro. Todavía hay personas reacias a entrar en el mundo de los ordenadores, porque piensan que lIegará un momento en que las máquinas suplanten al hombre y la naturaleza en sí misma esté programada. Yo creo que esta visión es falsa y a ella han contribuído negativamente la malas películas de ciencia ficción. Es cierto que un ordenador en el futuro puede ocupar el puesto de un hombre, pero si no existe detrás un ser humano que lo programe esto es imposible»

Podríamos pasarnos días enteros hablando de la informática y este particular espacio radiofónico, pero creo que es mejor que seáis vosotros mismos, lectores oyentes, los que saquéis vuestros propios juicios valorativos tras escucharlo.

Gracias por tu visita.  © Fermin Rotaetxe