El programa...


EVDS-GuionesLogo-320a

Cada capítulo de EVDS tenía una duración aproximada de 50 minutos y en su etapa principal se radiaba de 9 a 10 de la noche, entre la programación de Los 40 Principales. Se emitía desde los estudios de la FM de Radio Bilbao y, por lo general, se hacía en directo, aunque algunas partes, sobre todo las intervenciones de Txiplicio, estaban grabadas previamente para obtener un montaje más dinámico.


El capítulo se dividía en diferentes secciones. Unas eran de divulgación con artículos que sacábamos de revistas especializadas o que escribíamos nosotros mismos y noticias y otras de servicio público.


Ah, y el humor, claro. Aunque de forma poco estridente, el humor era también un ingrediente indispensable.


AudioBaudio

No sé si sería la mejor sección, pero sí que era la más original -y avanzada-. Se trataba de enviar "Baudios, en formato Audio». Es decir, información digital por las ondas. O sea, una especie de Internet primitivo.


audiobaudioCassette

En aquellos tiempos, uno de los soportes más usados para almacenar programas -sobre todo juegos- eran las cintas de cassette. Lógicamente, lo que en esas cintas había grabado no era música sino datos binarios que el ordenador entendía pero que al oído sonaban como un chirrido ininteligible. Algo parecido a lo que se oye por teléfono si sale un fax. Bueno, pues se nos ocurrió que a lo mejor si poníamos ese sonido por la radio y alguien lo grababa en su cassette y luego se lo ponía al ordenador, podría conseguír cargar los datos originales.


Hicimos la prueba y funcionó, por lo menos en parte. Si la radio en las casas estaba bien sintonizada y las condiciones atmosféricas no eran malas, logramos que muchos oyentes recibiesen los programitas que enviábamos.


No eran aplicaciones grandes ni juegos -a pesar de lo que he 'oído' en Internet- (ver "Los primeros piratas" en la columna de al lado). Eran pequeños programas en BASIC con unas pocas líneas de código con un saludo -y quizá algún 'poke'-. No se podían enviar cosas grandes porque, como he dicho, lo que sonaba era un chirrido molesto y no podíamos torturar a los oyentes con más de 40 ó 50 segundos de escandalosos bits.


Aunque no resultaba demasiado práctico, no se puede negar que fue un experimento muy curioso.


MercaBit

MercaBit era una sección de servicio público; la típica sección de compraventa pero lógicamente orientada al 'mercado' informático. Bueno, de compraventa y también de contactos entre aquellos pioneros del chip, aunque esto último era más propio del Club de Usuarios


COMENTARIOS DE JUEGOS

Casi desde el comienzo de la informática se supo que el mundo de los ordenadores y el entretenimiento se iban a llevar muy bien. Así que en Vicio del Silicio era imprescindible una sección sobre el tema. Se comentaban los últimos títulos y se daban consejos y trucos (p. ej. los famosos 'pokes' de vidas infinitas)



estudio02

Uno de los estudios desde donde se emitía EVDS



LA MUSICA

El Vicio del Silicio se emitía por la emisora de los 40 principales que, evidentemente, era un territorio musical con una audiencia extraordinaria. Esto quiere decir que no podíamos abandonar de pronto las canciones y pasarnos casi una hora hablando exclusivamente de temas informáticos; era imprescindible que la música estuviera presente.


Esto lo conseguíamos incluyendo entre los propios reportajes del Silicio unas cuantas canciones que, a veces, también servían de fondo a las voces de los locutores. Solían ser temas de los 80, con abundante material tecno.


Es verdad que a muchos oyentes aficionados les sobrarían algunas de estas canciones... o todas... pero con dos o tres minutos de paciencia se solucionaba y, además, por el lado contrario, creo que conseguíamos que muchos que pasaban de chips siguieran conectados. En fin, de cualquier forma, no sé si la proporción chips/música fue perfecta pero creo que no estaba mal. Además, procurábamos que sonasen cosas interesantes.


Por supuesto, también había música producida por ordenador pero eso ya entraba más en secciones especialicadas






Gracias por tu visita.  © Fermin Rotaetxe